04 mayo 2015

Meditación guiada Luna llena 4 de mayo

La meditación de la Luna llena de este mes de mayo tiene como propósito principal guiarnos para comprender "La unidad en mi fusión".

Audio-podcast al final.

Nuevo ciclo de meditaciones

Hoy se inicia un nuevo ciclo de meditaciones, con las que vamos apoyar el crecimiento de la unidad. Durante nueve meses gestaremos, en nosotros mismos y en nuestras vidas, las semillas de unidad que plantamos en nuestros corazones el pasado 4 de abril.

Siguiendo las etapas del ciclo de gestación humano, las frecuencias de unidad que descendieron sobre nosotros y sobre la Tierra, irán gestándose en nuestro interior, hasta que se produzca el nacimiento de un nuevo ser, que tendrá lugar con la meditación del 25 de diciembre de este mismo año.

Nueve lunas, nueve meses, nueve etapas evolutivas en las que la unidad se irá desarrollando como una realidad en cada uno de nosotros.

Hoy nos ocupamos de la fusión que se produce cuando las frecuencias de unidad que canalizamos el mes pasado entran en contacto con todo lo que hay dentro de nosotros. Al tratarse de frecuencias de muy alta vibración, lo primero que sucede es que salen a la luz todas las sombras, aquellas partes de nosotros mismos que no nos gustan o de las que no nos sentimos orgullosos. Salen a la luz para que aceptemos su presencia, dejemos de luchar contra ellas y las envolvamos en amor.

Cuando existe lucha en mi interior no puedo manifestar unidad en el mundo, porque yo mismo me encuentro desunido. Luz y oscuridad forman parte del Uno y es necesario que dejemos de oponernos a ello para que la unidad verdaderamente se produzca.

Así, cuando me descubra pensando o sintiendo cosas que no me gustan mucho, en vez de negarlas, me pararé a observarlas sin emitir juicio, simplemente permitiendo que se expresen en mí, para que yo pueda comprender su origen.

¿Porque están en mí esos pensamientos o emociones? ¿Qué puedo hacer para trascenderlos? Sin duda, ofrecerles amor.

Los pasos serían:

Primero, observarlos sin juzgarme.

Segundo, escuchar lo que tienen que decir o mostrar.

Tercero, descubrir su origen: ¿de dónde proceden, o por qué los tengo?

Y cuarto, decidirme a resolver la situación que los generó.

De ese modo, al aceptarme tal cual soy, ayudándome yo mismo a evolucionar, sin críticas, culpas, ni juicios, permito que la frecuencia de unidad se instale en mí, como un embrión que irá desarrollándose en los próximos meses.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...