18 octubre 2012

Palabras: Cuando muere una lengua

              Miguel León-Portilla, antropólogo e historiador mexicano de la UNAM se percató en su juventud de lo que significa la riqueza cultural que conlleva una lengua. El vocabulario contiene toda una cultura, los sonidos la hacen inconfundible y su estructura es una manera de ver la realidad diferente de modo que cuando muere una lengua acontece una tragedia, la humanidad se empobrece.
Cada semana muere una lengua en el mundo y ello forma parte de la biodiversidad, por ello escribió este hermoso y profundo poema en la lengua mexicana náhuatl y traducido al español.


Cuando muere una lengua

Cuando muere una lengua
las cosas divinas,
estrella, sol y luna,
las cosas humanas,
pensar y sentir,
no se reflejan ya
en ese espejo.

Cuando muere una lengua
todo lo que hay en el mundo,
mares y ríos,
animales y plantas,
ni se piensan, ni pronuncian
con atisbos y sonidos
que no existen ya.

Cuando muere una lengua
para siempre se cierran
a todos los pueblos del mundo
una ventana, una puerta.
un asomarse
de modo distinto
a cuanto es ser y vida en la tierra.

Cuando muere una lengua,
sus palabras de amor,
entonación de dolor y querencia,
tal vez viejos cantos,
relatos, discursos, plegarias,
nadie, cual fueron,
alcanzará a repetir.

Cuando muere una lengua,
ya muchas han muerto
y muchas pueden morir.
Espejos para siempre quebrados,
sombra de voces
para siempre acalladas:
la humanidad se empobrece.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...